SAU placa 001Desde 1996 la filial Paysandú de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU), destaca cada año un edificio emblemático de la ciudad. Este año fue elegido el edificio de la Asociación de Empleados de Azucarlito del arquitecto Oscar Vignola. El Secretario General de la Intendencia, Mario Díaz, destacó el hecho como una oportunidad para “volver a mirar la ciudad” y el relacionamiento con la SAU.

Revalorar el paisaje de todos los días

El Secretario General de la Intendencia, descubrió, junto a la presidente de la filial Paysandú de la SAU, Paula Lanfranconi, una placa en el edificio de la Asociación de Empleados de Azucarlito ubicado en Salto y Libertad, obra del arquitecto Oscar Vignola.

Mario Díaz, dijo que el acto de la SAU “nos invita a mirar la ciudad; ciudad que recorremos todos los días y no prestamos atención a sus hitos”. Relató que hace pocos días conversó con un extranjero que visitaba Paysandú quien “resaltaba la belleza de su arquitectura”.

Agregó que “desde el Ejecutivo Departamental se entiende que es imprescindible resaltar estas cosas” y en tal sentido aparece como una oportunidad “el trabajo conjunto con la SAU y otros actores”.

Convenio con SAU es un “paso importante”

El jerarca habló “del paso importante” que significó “la suscripción de un convenio con la Sociedad de Arquitectos, que nos va a permitir trabajar en forma conjunta y, sobre todo, fortalecer los recursos técnicos que cuenta la Intendencia. Nos permitirá que arquitectos jóvenes, con otra cabeza, aporten su visión en proyectos e iniciativas”.

Planteó la necesidad de que la mayor cantidad posible de actores se congregue para “ayudarnos a pensar la ciudad, su desarrollo, para que no sea caótico, que haya una planificación mayor”.

Díaz defendió la idea de “pensar la ciudad en colectivo, definir el uso y destino de espacios públicos, acompañar crecimiento con servicios que hacen a la calidad de vida que queremos brindarle a los ciudadanos”.

“Un acto de lealtad a la arquitectura”

Desde SAU se destacó, previo al descubrimiento de la placa ubicada en la pared que da a calle Libertad, la trayectoria de Oscar N. Vignola y su aporte a Paysandú. Egresado de la Facultad de Arquitectura con “medalla de oro” en 1946; integró el taller Julio Vilamajó, trabajó con Oscar Garrasino e impulsó a la Asociación de Arquitectos Paysandú.

En relación a nuestra ciudad, en 1947 formuló junto a Vilamajó, Jorge Bonino y Guillermo Jones Odriozola, el Plan Regulador de Paysandú. Varias obras como el edificio de los trabajadores de Azucarlito y la sede de Wanderers tienen el diseño de este profesional. Además, desempeñó la docencia en Secundaria y ejerció la Dirección del Liceo Nocturno Experimental. Hace dos años, la Facultad de Arquitectura estudió su obra.

Lanfranconi informó que desde 1996 la SAU filial Paysandú selecciona una obra de valor arquitectónico, de diferente época histórica, para reconocer su valor individual como buena práctica arquitectónica. En este caso, se eligió la sede de la Asociación de Empleados de Azucarlito. El edificio social de los trabajadores, hoy se usa para albergar un emprendimiento educativo.

En un folleto que se distribuyó en la ceremonia realizada en la tardecita del miércoles 30 de noviembre, la arquitecta y docente Laura Alemán, expresa que la construcción reconocida “es un gesto conciso que exhibe madurez, convicción y oficio. Un acto de lealtad a la arquitectura”.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn