promocion

imagen 001

El Intendente Guillermo Caraballo recibió este 9 de marzo a la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, con quien recorrió las instalaciones del Teatro Florencio Sánchez y del ex Cine Astor, para concluir en el Farol Suroeste con los niños y jóvenes del programa Un niño, un instrumento. Tanto el Intendente como la Secretaria de Estado destacaron el alcance de las obras en ambos espacios, así como el impacto social y formativo del programa que se desarrolla en dos Faroles Comunitarios de Paysandú.

Nutrida delegación de autoridades

La ministra llegó a Paysandú acompañada de una comitiva integrada, entre otras autoridades, por el director nacional de Cultura, Sergio Mautone; el director de Televisión Nacional de Uruguay (TNU), Ernesto Kreimerman; el director de la Orquesta Sinfónica del SODRE, Diego Naser; el Director General de las Escuelas de Formación Artística del SODRE, Martín Inthamoussú; el director artístico del Ballet Nacional del SODRE, Igor Yebra y el director de la Orquesta Nacional Juvenil del SODRE, Ariel Britos.

La jornada comenzó con una visita al Teatro Florencio Sánchez, actualmente en la última etapa de obras para su reinauguración prevista para el viernes 16 de marzo con la actuación de la Orquesta Sinfónica del SODRE y del Cuerpo de Ballet de la Escuela Nacional de Formación Artística del SODRE.

Caraballo recibió a la ministra y su comitiva cuando promediaba la mañana junto al secretario general de la Intendencia, Mario Díaz, varios integrantes del equipo de gobierno, legisladores nacionales y departamentales e integrantes de la Comisión Amigos del Teatro.

Casi listo para la reapertura

Guiadas por la arquitecta Mónica Ferraris, responsable técnica de la obra, las autoridades fueron informadas acerca de las diversas reformas ejecutadas en la sala, que incluyen, entre otros muchos detalles, la nivelación del escenario; la generación de una fosa de orquesta para 40 músicos y la reubicación de las butacas, además de la recuperación de elementos estructurales como el cielorraso y la modernización del sistema de iluminación.

Concluida la primera parte de la agenda, el Intendente se manifestó “muy contento” con el avance de las obras en el Florencio Sánchez, porque constituyen un nuevo avance en pos del objetivo de “posicionar a Paysandú como un centro de desarrollo cultural en la región”.

“La inversión pública que se está haciendo en el Florencio Sánchez, tiene parte del gobierno nacional y una parte bien importante nuestra, solucionando el tema del cielorraso, nivelando el piso del escenario, haciendo el foso, reubicando las butacas”, explicó.

También aludió al convenio alcanzado con la Intendencia de Montevideo, que posibilitó la llegada de una gestora cultural, Virgina D’Alto, cuya experiencia permite “profesionalizar la gestión” de la sala.

El teatro “le pertenece al pueblo de Paysandú”

El Intendente también destacó la importancia de la visita de Muñoz y de varias autoridades ministeriales y del SODRE, porque permite una planificación estratégica conjunta para el cumplimiento de los objetivos vinculados al funcionamiento y difusión de la sala.

“La impresión que se lleva esta gente es muy buena, por la inversión y la profesionalización de la gestión”, subrayó.

Caraballo ratificó que el Teatro Florencio Sánchez “le pertenece al pueblo de Paysandú” y por ende “todos tenemos que hacer un esfuerzo para que la gente se apropie de esto; que concurra, que lo visite y lo disfrute”.

Además de una velada de reapertura que se desarrollará el próximo 16 de marzo, el Intendente aseguró que se trabaja para darle “una actividad permanente” a la sala.

“Si eso sucede, será un éxito para todos”, afirmó.

“El trabajo que se viene haciendo es magnífico”

Por su parte, la ministra Muñoz aseguró que el Florencio Sánchez es “magnífico” y además “un orgullo de todos los uruguayos y uruguayas, no solamente de los sanduceros”.

“El trabajo que se viene haciendo es magnífico. Todavía falta por hacer y los sanduceros tienen que seguir apropiándose del Teatro”, afirmó la ministra. Agregó que su visita y la de las autoridades del SODRE también implica un compromiso para dotar al lugar de “una programación que sea, no solamente del gusto de la gente de Paysandú, sino también de la vecina orilla”.

Visita al ex Cine Astor

La visita de las autoridades continuó en el edificio del ex Cine Astor, donde la Intendencia avanza con las obras de remodelación que lo convertirán en un nuevo espacio multicultural.

La arquitecta Ferraris explicó los alcances de la intervención, que se desarrolla en etapas e incluye recuperación del hall principal, baños e instalaciones eléctricas, además de colocación de pisos adecuados para eventos diversos; recuperación de la cubierta y eliminación de humedades y goteras.

Cuerdas, vientos y tamboriles en el Farol Suroeste

Finalmente el Intendente y los visitantes se trasladaron al Farol Suroeste, donde se desarrolla parte del programa Un niño, un instrumento, en particular las cátedras de instrumentos de viento. Este programa, ejecutado por la Intendencia junto a la Orquesta Juvenil del SODRE constituye una de las mayores apuestas culturales del gobierno departamental.

Los niños y jóvenes que acuden al programa, tanto en el farol Suroeste como en el Farol Chaplin, habían preparado un repertorio para recibir al Intendente, la ministra y las demás autoridades, con piezas clásicas y un final a todo candombe con integrantes de La Covacha, bajo la dirección de Pablo Do Santos e Ignacio Añón.

“Bien vale el esfuerzo que hacen por la música. Porque la música siempre los va a acompañar en la formación como una herramienta para nuclearse, estar juntos y disfrutar, porque serán más conocedores y podrán gozar más de los eventos musicales”, dijo la ministra a los niños y jóvenes que protagonizaron el espectáculo, quienes a su vez le entregaron varios presentes.

El programa “sorprende día a día”

El director de la Orquesta Juvenil del SODRE y del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Uruguay, Ariel Britos, destacó el impacto del programa en Paysandú, cuyo desarrollo “sorprende día a día” no solamente por el aspecto técnico del aprendizaje, sino fundamentalmente por “el enraizamiento que ha logrado en el barrio, cómo la comunidad se ha apropiado de esto”.

“Hoy un papá nos contaba que para los chicos es normal caminar por el barrio con un instrumento, con un violín o un violonchelo colgado sobre sus espaldas”, comentó.

Aseguró que no se trata de un programa efímero, sino que su objetivo es “trascender en el tiempo”, así como “contextualizarse en cada uno de los lugares donde se instala”, adquiriendo “la fisonomía del barrio”.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn