obras

imagen 0050

En la etapa final de ejecución, la obra de urbanización de los barrios Solari y Gamundi ya cambió sustancialmente la dinámica de la zona y la calidad de vida de sus habitantes. El director general de Obras, Marcelo Romero, destacó particularmente los trabajos de canalización subterránea de pluviales, que solucionaron definitivamente los problemas de anegamientos, así como el cambio asociado a la instalación de luminarias LED.

Una intervención a punto de finalizar

La urbanización de los barrios Solari y Gamundi, con una inversión cercana a los 54 millones de pesos, constituye uno de los principales frentes de obra desplegados en este momento por la Intendencia. En una zona que durante décadas no recibió proyectos de envergadura, concluye la ejecución de trabajos integrales que contemplan pavimentación de calles con carpeta asfáltica, construcción de cordón cuneta y veredas; instalación de luminarias con tecnología LED y una importante obra de ingeniería en cuanto a canalización de pluviales que ya solucionó problemas endémicos de anegamientos en las viviendas de la zona.

Romero informó que en esta zona de la ciudad los trabajos “están en su etapa final” y para su habilitación únicamente resta “una cuadra larga de pavimentación” y la instalación de algunas señales de tránsito.

“Nuestra intención es inaugurarla el próximo 7 de diciembre”, confirmó.

Solución definitiva a los problemas de anegamiento de viviendas

El titular de Obras aseguró que esta intervención, si bien no está completamente terminada, ya ha generado un gran impacto en la dinámica del barrio, dado que la obra de ingeniería de pluviales subterráneos, que demandó una inversión de unos 10 millones de pesos, solucionó los problemas endémicos de anegamientos que padecían las familias de la zona.

“Los propios vecinos nos comentan que dejaron de producirse los problemas de inundación de viviendas que se producían con lluvias medianas”, comentó.

Recordó que antes de la ejecución de estas obras, como consecuencia de lluvias de mediana intensidad, muchos vecinos debían abrir las puertas de sus hogares para dejar correr el agua, ya que era imposible evitar el anegamiento.

“Esas situaciones ya no se dan”, subrayó.

El nuevo sistema subterráneo de canalización de pluviales –agregó- “cambió ostensiblemente la situación” y también garantiza la durabilidad del pavimento.

“Basta con transitar por esas calles un día de lluvia para ver el cambio para bien que se ha producido”, afirmó.

Los vecinos también han destacado el cambio sustantivo asociado a la instalación de luminarias LED, ya que un barrio que estaba “prácticamente a oscuras”, hoy exhibe “elevados niveles de luminosidad, así como seguridad en el tránsito y mayor seguridad pública”, indicó Romero.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados