imagen 003

El Director General de Servicios, Gastón Giles, destacó que en el marco del plan piloto integrado de limpieza haciendo énfasis en sitios críticos de la ciudad desatendidos durante varios años, se procedió a quitar todo tipo de objetos que impedían el desagote del agua en las bocas de tormenta.

En calle Charrúas y Montecaseros, las cuadrillas de funcionarios municipales procedieron a destaparlas, trabajo “que no se realizaba hace mucho tiempo”, acotó el jerarca. 

Debido a las lluvias abundantes ocurridas, se produjeron desbordes en veredas y acumulación de agua como resultado de que el gran volumen de agua no escurría con normalidad. 

Fueron retirados diversos materiales, tierra, arena, todo tipo de residuos y objetos para que cuando se produzcan precipitaciones importantes, haya un mejor escurrimiento de grandes volúmenes de agua que, ante la imposibilidad de ser canalizada, provocaba inconvenientes en el tránsito y en las viviendas cercanas a las bocas de tormenta. 

Giles mencionó que los propios vecinos del lugar expresaron que hace por lo menos 7 u 8 años que no se limpiaban los desagües. 

Los trabajos son parte de la planificación establecida el año pasado y que desde el Departamento General de Servicios se está aplicando en diferentes zonas de la ciudad.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn