imagen 009

La Dirección de Tránsito de la Intendencia realizará un operativo especial durante la noche de este viernes 24 y la madrugada del sábado 25 de agosto que implicará la presencia del cuerpo inspectivo en diversos lugares de la ciudad para controlar, entre otros aspectos, que quienes conduzcan vehículos no hayan consumido alcohol ni drogas. Estos trabajos serán realizados en conjunto con Policía de Tránsito.

La Intendencia implementará un operativo especial buscando asegurar que quienes salgan a disfrutar de las propuestas que se generan para “La noche de la nostalgia” transiten con normalidad, velando por la seguridad de sí mismos y de los demás, para lo cual se apela a la actitud responsable de todos.

El encargado de Ingeniería Vial de la Dirección de Tránsito de la Intendencia, Jorge Scarpiny, recordó que la madrugada del 25 de agosto es uno de los momentos del año en el que más gente sale a la calle y esto demanda una presencia especial del área encargada de trabajar en la movilidad urbana.

Como antecedentes inmediatos destacó que en Paysandú “en las tres fechas claves, que son el 25 de agosto, el 25 de diciembre y el primer día del año, no tenemos registrados siniestros de tránsito” lo que demuestra, opinó, “que ya aprendimos lo que significa el control de alcoholemia”.

El funcionario recordó que “la recomendación sigue siendo la misma, si salimos a divertirnos, alguno de los que vaya no debe consumir alcohol ni drogas para asumir la responsabilidad de ser el chófer del vehículo”.

Se recuerda que en todo el territorio nacional rige la tolerancia cero en consumo de alcohol y drogas para aquellas personas que conduzcan.

En aquellos casos donde la prueba resulte positiva se procede al retiro de la licencia de conducir lo que implica la inhabilitación para manejar cualquier tipo de vehículo.

El tiempo de duración de la sanción depende del grado de alcohol en sangre.

Cuando la prueba arroja como resultado hasta 0.60 gramos de alcohol por litro de sangre el carné de conducir será retenido por seis meses; cuando la proporción sea de entre 0,61 y 1 la sanción será por ocho meses; si se verifica una proporción de entre 1.01 y 1.90 se suspenderá al infractor por diez meses y si se mide desde 1.91 gramos por litro en adelante la sanción será por 12 meses. En todos los casos, si se verifica reincidencia la sanción se extiende considerablemente.

Dado que el carné de conducir es nacional, la inhabilitación regirá para todo el territorio nacional.

En esos casos, el procedimiento establece que el inspector solicitará a otra persona que tenga licencia de conducir y no haya consumido alcohol o drogas, para que se haga cargo del manejo. Si no fuera posible esta alternativa, la Intendencia se hará responsable del vehículo que será depositado en sus dependencias.

Luego, el titular del rodado tendrá que pagar la multa correspondiente, el servicio del guinche que movilizó el vehículo y los días que haya permanecido depositado.

El operativo incluye controles regulares

Además de los controles de alcoholemia y drogas, los funcionarios realizarán la fiscalización de la documentación y el estado de los vehículos como se hace regularmente.

En tal sentido, los inspectores verificarán que se esté circulando con la licencia de conducir, libreta de propiedad, chapa matrícula, luces largas y cortas, señaleros, balizas, frenos, inspección técnico y seguro al día.

De acuerdo a lo que establece la normativa vigente, ningún conductor puede negarse a cumplir los controles anunciados. En caso de existir una negativa se presume como consumo positivo lo que está penado por la legislación.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados