En el marco del Mayo Amarillo, niños del Club Zorrilla pintaron letras de Paysandú

Niños pintando las letras de amarillo

La Dirección de Tránsito de la Intendencia Departamental continúa realizando una serie de actividades en el marco de Mayo Amarillo, un mes en el que se llevan adelante jornadas de concientización sobre seguridad vial. En esta oportunidad se pintaron las letras de “Paysandú”, ubicadas en una de las entradas a la ciudad por Ruta 3 “con los colores característicos y teniendo a los niños como protagonistas en este proceso de formación, de educación vial”, indicó el Secretario General, Fermín Farinha.

De amarillo

Los niños del Club Zorrilla del INAU fueron los protagonistas en el mediodía de hoy de pintar de color amarillo las letras de Paysandú que se encuentran en uno de los ingresos a nuestra ciudad por Ruta 3.

Esta es una de las actividades que se lleva adelante durante el presente mes, en donde se busca “seguir sumando acciones contra un flagelo que tenemos en el país que son los siniestros de tránsito; y que en Paysandú estamos trabajando en formación, en capacitación en el mes de concientización que lleva adelante la Dirección de Tránsito”, señaló Farinha.

Niños junto al secretario general de la Intendencia

Esta fue una de las actividades que debió postergarse debido a las inclemencias del tiempo y pudo realizarse en el mediodía de hoy. Es una de las acciones que busca “generar conciencia y prevención, que se realiza en el mes que se celebra a nivel mundial” con el objetivo de “poner a la seguridad vial y al tránsito en alerta”, indicó el director de Tránsito, Braulio Álvarez.

Distintos centros educativos

“Los niños son la clave para el cambio, no solamente pensando en el mañana, sino en el hoy a través del mensaje que llevan a sus hogares, en donde cuentan sobre lo que aprendieron como cruzar en las esquinas, usar cinturón de seguridad, prestar atención, no utilizar el celular al manejar”, explicó Álvarez.

Niños pintanto las letras de amarillo

Todas esas acciones “los niños la ven y se la recalcan a sus padres”, por lo que destacó a los niños como “motores del cambio para que entre todos empecemos a tener un tránsito más ordenado”.

En este sentido, desde el Área de Educación Vial “nos propusimos visitar un centro educativo por día”, más allá de que “hoy estamos visitando entre dos o tres, dependiendo de la cercanía”.

Álvarez resaltó el trabajo coordinado que se realiza con Policía Caminera, con la Fundación Mapfre, con Siet y Rotary. El objetivo de estas actividades es “generar conciencia para hacer entre todos un tránsito más seguro”.