servicios

tarjeta amiga 001

En el ámbito de la Comisión Honoraria Departamental de Discapacidad, espacio que la Intendencia integra activamente, se trabaja para implementar la Tarjeta Amiga. Será una herramienta para derribar barreras e integrar a las personas con discapacidad, no necesariamente de valor monetario pero sí de valores y de ninguna manera “un carné identificatorio”, destacó el director de Servicios, Marco García. El jerarca valoró el trabajo que demandó la propuesta y reinvindicó el rol activo de la comuna por “la nueva agenda de derechos”. 

Herramienta para derribar barreras e integrar

Un sub grupo de la Comisión Honoraria Departamental de Discapacidad, que había recibido el encargo de trabajar en el tema, presentó al colectivo interinstitucional que reúne a organizaciones públicas y privadas la propuesta para la concreción de la Tarjeta Amiga, herramienta que se concibe para derribar barreras, integrar y facilitar el acceso a servicios y derechos de las personas con discapacidad. 

La presentación de los contenidos del proyecto se realizó este miércoles 11 de abril en la sede del Centro Comercial e Industrial en una instancia que contó con la participación del coordinador del Mides y presidente de la Comisión, Carlos Damico; el director General de Servicios de la Intendencia, Marco García; el director Departamental de Salud, Juan Gorosterrazú; la sub directora de Servicios, Olga Rodríguez; la encargada de Secretaría de Familia de la Intendencia, Gabriela Jesús; y representantes de las diversos instituciones que conforman el ámbito de trabajo así como de la institución anfitriona. 

“Un proceso con meses de trabajo”

Durante varios meses esa subcomisión trabajó en la propuesta que ahora seguirá un curso de análisis y definición en el ámbito de la Comisión Departamental preparando su entrada en vigencia. “Esta tarjeta no aparece de un día para el otro”, graficó el director de Servicios de la Intendencia.  ”Acá hay muchos meses de trabajo, de elaboración, de pienso”, destacó Marco García, que también valoró el funcionamiento de la Comisión y el compromiso de las organizaciones que confluyen allí.

“No se trata de un carné identificatorio”

Si bien en el proceso que se inicia ahora se definirán, entre otros aspectos, qué prestaciones tendrá la tarjeta, García explicó que “no se trata de un carné identificatorio sino que será una tarjeta que permitirá acceder a determinados servicios a aquellas personas que tienen alguna discapacidad”. 

La Tarjeta Amiga no necesariamente será una tarjeta de valor monetario pero sí de valores, una nueva ayuda para que las personas con discapacidad alcancen derechos y servicios.

El jerarca lo explicó “con un ejemplo quizás menor pero importante”; dijo que la utilización de esa tarjeta podría facilitar cosas tales como “que las personas con discapacidad puedan subir a un ómnibus y tener un asiento disponible” o para que quienes sufren dificultades motrices no tengan que esperar en largas colas para hacer un trámite.

Si bien en los días que vienen se definirán los detalles de la implementación, García adelantó que los interesados tendrán que integrarse a un registro que se instrumentará en la Secretaría de Familia cuya apertura será comunicada debida y oportunamente. 

“Activo” rol de la Intendencia

Respecto al rol de la Intendencia en la iniciativa recordó que “es integrante activa de la Comisión de Discapacidad” y afirmó que “no siempre fue así” en tanto en este período se manifiesta una clara vocación a participar “en ámbitos que trabajen en ese sentido”. Adelantó que una vez el servicio quede operativo, el gobierno departamental asumirá trabajos tales como las tareas de registro, sistematización de la información, la propia elaboración de la Tarjeta Amiga y su distribución “las que serán llevadas adelante por la Secretaría de Familia”.

La nueva agenda de derechos

Esta acción se enmarca en una política de compromiso “para concretar la nueva agenda de derechos que propone el gobierno nacional” y que tiene otras manifestaciones “como lo que estamos haciendo por la primera infancia, con las personas con Alzheimer o las personas mayores”, resumió. 

Para García, la implementación de la experiencia implicará la adaptación de la sociedad al tiempo que “nos cuestiona respecto a cómo estamos para que sea necesaria una herramienta, como puede ser esta tarjeta” y sobre la necesidad de involucrarnos todos para asegurar los derechos de las personas que padecen discapacidad.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados