servicios

comida saludable 001Con el cometido de contribuir a la prevención de la hipertensión arterial, la Intendencia promueve la reglamentación del acceso a la sal rica en sodio en los comercios de elaboración y expendio de comida. Luego de un periodo de información a la población, inspectores de la Dirección de Higiene comenzarán a fiscalizar el cumplimiento de la norma.

El riesgo de la sal en los alimentos

En un esquema similar al aplicado por la Intendencia de Montevideo en 2014, el Ejecutivo Departamental apunta a contribuir a la prevención de enfermedades como la hipertensión, así como a evitar su agravamiento vinculado al consumo de sal en expendios públicos.

En cuanto a la prohibición de proporcionar sal rica en sodio a los clientes, colocando saleros en las mesas, el subdirector de Servicios, Eduardo Américo, informó que esta iniciativa fue presentada a la Junta Departamental a partir de un planteo de la Dirección Departamental de Salud.

El contenido de sodio en la sal de mesa constituye un factor que favorece el incremento de la presión arterial, directamente asociada a complicaciones sistémicas que afectan fundamentalmente al corazón, el cerebro, los riñones y sistema arterial periférico.

Américo, médico de profesión, recordó que no solamente existe una población de hipertensos que son conscientes de su condición, sino además existe una masa poblacional no diagnosticada.

Informó que el texto que la Intendencia remitió a la Junta expresa la prohibición de la presencia “de saleros con sal rica en sodio en las mesas de los expendios públicos de comida”, en tanto establece que “debe haber en el menú (en la carta o en alguna parte del local), un cartel bien visible donde el consumidor lea que la sal rica en sodio es perjudicial para la salud”.

La propuesta añade que debe ofrecérsele al consumidor “una sal sustituta”, ya sea exenta de sodio o con bajos niveles de este elemento.

Se multará a quienes no respeten la norma

Américo informó que el texto prevé sanciones que van de 10 a 30 unidades reajustables, “según las veces que se haya cometido la infracción”.

La directora de Higiene, Selva Cora, agregó que la fiscalización del cumplimiento de la norma se llevará a cabo a través de los inspectores de Higiene de la Intendencia, quienes “van a tener el cometido de inspeccionar los locales” y establecer si el cliente tiene disponibilidad de saleros con sal de alto contenido sódico y si, como exige la norma, se encuentra visible el cartel con la referida advertencia y se ofrece una “sal sustituta”.

Américo indicó que, “como en toda instauración de una norma”, no se irá directamente a la penalización, sino que habrá “un periodo de educación, promoción y de discusión, para que la gente tome consciencia y empiece a aplicarlo en su local”.

Cora en tanto, aclaró que si el cliente solicita un salero, el comerciante está habilitado a proporcionárselo, quedando prohibido dejarlo al alcance, sin que haya sido expresamente solicitado.

 

Artículos Relacionados
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3