imagen 001Unidad de Género, Generaciones y DDHH

La Unidad de Género, Generaciones y Derechos Humanos de la Intendencia podrá contar con una oficina que brinde apoyo legal, social y sicológico a mujeres en situación de violencia. En principio, está previsto que se concrete en marzo, Mes de la Mujer.

La encargada de esta unidad, Mariela Coiro, dijo a la Secretaría de Comunicación que ante cualquier gestión que se cumpla para reafirmar, modificar o implementar cambios,  es fundamental escuchar críticas que se pudieran hacer con anterioridad y evaluaciones posteriores por parte de la población.

“Hay un camino trazado. Si entendemos que hay errores, se corregirán”, admitió. Agregó que se trabajará sobre el concepto ya delineado, de acuerdo a las políticas implantadas por el Gobierno Nacional que “nosotros queremos repicar en el departamental y lo vamos a hacer”.  

Apoyo legal, social y sicológico

La Unidad han recibido consultas diarias por acoso sexual de varones hacia mujeres y por violencia doméstica. Si bien se registran los testimonios, no tienen entidad de denuncias. Una vez conocidas las situaciones planteadas se realizan las derivaciones que correspondan.

Para marzo, mes de la mujer, está previsto el lanzamiento de la oficina donde se brinde apoyo legal, social y sicológico a las víctimas. El espacio físico necesariamente no será céntrico para permitir a quien concurra a buscar respuestas, un lugar más reservado y acorde a la temática que se trabaja. Se está trabajando con el fin de lograr un lugar de alojamiento temporal para mujeres en situación de violencia donde se pueda contemplar por algunos meses su realidad hasta que pueda salir de esa situación.

La tarea de la Unidad no se limita a la ciudad. A barca todo el territorio departamental y como consecuencia, localidades del interior recibirán la visita de las funcionarias para informar a la población, derechos, prevención de salud, aspectos legales entre otros temas.

Perdiendo miedos

“El miedo a manifestarse no es fácil de erradicar. Lo que tenemos que ir haciendo es un cambio cultural. Desde todas las instituciones debemos ir aportando, poco a poco, diferentes espacios donde realmente se sienta que está el respaldo”.

Agregó que es necesario hacer un acompañamiento en el proceso, sin forzar situaciones. “Es factible que alguien se presente estando en una situación de vulnerabilidad y que no esté decidido a realizar una denuncia o a salir públicamente a luchar por sus derechos.

Entonces, debemos hacer un acompañamiento donde el involucrado sienta un respaldo legal, social y sicológico, hasta que resuelva tomar algunas decisiones y logre un cambio en su vida. Allí es donde hay que estar, siguiendo ese proceso siendo respetuosos de los tiempos porque cada uno tiene tiempos diferentes”, dijo Coiro.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn