promocion

chaja 002

En la emotiva ceremonia realizada este sábado 7 de octubre en Confitería Las Familias, las palabras del Intendente rindieron tributo a "la historia de una idea feliz, de un emprendimiento exitoso, de una combinación perfecta", que proyecta al departamento.

Descubrieron la placa que marca un símbolo de la cultura gastronómica, es un atractivo turístico y parte de nuestro acervo colectivo, razones por las cuales la Comisión Departamental de Patrimonio Cultural de la Intendencia lo ha destacado como patrimonio inmaterial.

La parte artística estuvo a cargo de los músicos de la Dirección de Cultura interpretando tangos, en los 100 años de La Cumparsita.

Una historia de grandes méritos

"Postre Chajá, un embajador exquisito". Así definió el Intendente Caraballo al bien gastronómico que es ahora patrimonio intangible, al comenzar un discurso de profundo contenido sobre la pertenencia y la proyección de este tradicional postre.
Puede parecer curioso "para el sanducero y el uruguayo promedio" pero el chajá "no es un ave; es un postre. Aquí, en pleno centro de la ciudad, el Chajá tiene su nido". Es "un postre que surgió en el corazón de esta ciudad y desde el corazón de la ciudad se sigue produciendo, como si no hubiera pasado el tiempo, como si noventa años no fueran nada", comenzó expresando.

"Y es evidente que la historia del Postre Chajá es la historia de una idea feliz, de un emprendimiento exitoso, de una combinación perfecta" ya que además de ser una "excelente creación gastronómica, tiene el mérito de haberse convertido en un sello de Paysandú, en una marca, con una notoria eficacia publicitaria: el nombre que eligió su creador (como señala Carlos Pacheco en el libro 'Inventos uruguayos')" ya que es "breve, sonoro, fácil de retener pero además, encierra un concepto ya que remite al ave autóctona que por sus dimensiones y plumaje se distingue de las otras. Del mismo modo, el postre se caracteriza por su porte y liviandad".

Confitería Las Familias está en una esquina emblemática de 18 de Julio y Herrera, lugar en el que se creó el postre "'imitado pero nunca igualado', como bien apunta el jingle publicitario, el más famoso de la región y que ha logrado mantenerse fiel a sí mismo a lo largo de las décadas, manteniendo las cualidades con las que lo creó en 1927 don Orlando Castellano".

Culminó diciendo: "es un gran honor este homenaje -con sabor local- a Las Familias por este producto, verdadero patrimonio sanducero que en forma sostenida y durante tanto tiempo, le ha dado proyección a Paysandú y ha convertido al Chajá en un activo embajador y - yo diría-, un embajador exquisito..."

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados