asdopay 011

El Intendente Caraballo participó este martes 7 de noviembre de la inauguración de la casa de la Asociación Síndrome Down de Paysandú (ASDOPAY) ubicada en calle Treinta y Tres Orientales 1759, en un predio que la Intendencia cedió en comodato. El jerarca reivindicó la tarea de la institución y destacó la tarea de las familias “que rompe el hielo ante la insensibilidad que a veces tiene la sociedad con estos temas”.

En una emotiva y multitudinaria ceremonia, ASDOPAY inauguró este martes 7 de noviembre su casa en calle Treinta y Tres Orientales 1759. La organización logra un espacio de calidad para atender a más de 100 personas en sus diversas actividades.

“Rompiendo el hielo de la insensibilidad”

El Intendente Caraballo acompañó la actividad que coronó un proceso que su Administración respaldó y al ser invitado para hacer uso de la palabra reafirmó la necesidad de celebrar el edificio esperado, destacando “la existencia de un grupo de padres que trabajaron y trabajan incansablemente” por concretar el proyecto.

Allí es donde “hay prestigio acumulado pero también mucho trabajo acumulado” y esa labor diaria de las familias “rompe el hielo ante la insensibilidad que a veces tiene la sociedad con estos temas”. No obstante el jerarca reconoció que hay cambios positivos frente “a los chicos que tienen una realidad distinta”.

Citó al artista uruguayo Daniel Viglietti, recientemente fallecido, que en su canción llamada “Gurisito” habla de la esperanza representada en la infancia. Aludiendo al poeta, Caraballo recordó el verso que expresa: “se precisan niños para amanecer" para agregar que "en este caso, también se precisan padres como los de ASDOPAY para un mejor amanecer de Uruguay”.

Culminó saludando al ex Intendente Bertil Bentos, también presente en el acto, porque, dijo Caraballo, “cuando las instituciones públicas acompañan, cierra un círculo perfecto en beneficio de toda la comunidad”.

La celebración por el sueño cumplido

Contar con un edificio amplio y moderno es un proyecto que ASDOPAY viene pensando desde 1995. La naueva casa está asentada en un terreno de 300 metros cuadrados, cedido en comodato por la Intendencia, que también contribuyó con materiales y maquinaria en el transcurso de la obra.

La inauguración fue celebrada con diversas actividades: propuestas artísticas protagonizadas por integrantes de la organización como el coro de jóvenes dirigido por Eduardo Lemes y dos parejas de bailarines de tango. También se entregaron reconocimientos a quienes colaboraron con la obra.

Junto al Intendente acompañaron a la familia de ASDOPAY la embajadora de Japón, Keiko Tanata, cuyo país incluyó esta obra en el Programa de Asistencia Financiera; legisladores nacionales y departamentales, autoridades departamentales y vecinos en general.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados