imagen 001

Cumpliendo con el compromiso asumido con el grupo Polder, a un mes de la primera reunión, el Intendente se volvió a entrevistar con la organización para realizar una puesta a punto de las gestiones realizadas en este lapso. En el encuentro Caraballo expresó su aspiración de que el colectivo pueda plantear al gobierno nacional su aspiración de que se evalúe la iniciativa de construir una defensa que proteja la ciudad de las crecientes.

El lunes 18 de setiembre se había producido la primera reunión entre el Intendente y el grupo Polder que promueve se analice la viabilidad de construir una defensa que limite los impactos de las crecientes en la ciudad. En aquella ocasión Caraballo se comprometió a trasladar el planteo a las autoridades nacionales y a volver en el plazo de un mes.

Transcurrido ese tiempo y con “cosas para contar”, el Intendente volvió a juntarse con el grupo éste viernes 20 de octubre.

Caraballo reafirmó su convicción de que el planteo que realizan los vecinos “es sensato, amerita un estudio serio” y que en ese sentido estuvo trabajando para trasladar a integrantes del gobierno nacional la aspiración de que el tema sea considerado.

Insistió en la idea de que las inundaciones son fenómenos cada vez más frecuentes y que provocan una serie de impactos de importancia “que perjudican notoriamente a la comunidad”.

En la reunión de setiembre, había manifestado que “la Intendencia no tiene ni los técnicos ni los recursos económicos necesarios para realizar una obra de esta naturaleza” pero sí asumió el compromiso de “hablar con el gobierno nacional y analizar seriamente estas posibilidades”.

Esas gestiones fueron concretadas y los integrantes enterados de los resultados.

El jerarca transmitió la idea de que representantes de Polder participe “en conversaciones con el gobierno, que podamos generar reuniones en las que la idea se pueda transmitir de primera mano” y detalló que al regreso de su Misión Oficial por Estados Unidos se podrían concretar algunas con organismos directamente involucrados en la temática.

Reconociendo los efectos de las crecientes como “problemas graves” y la necesidad de generar soluciones, “sin que yo sepa cuál es la definitiva”, defendió la generación de espacios que redunden en la definición de herramientas que sean capaces de dar respuestas “que en muchos casos no son las ayudas que el Estado da para reconstruir las viviendas o las relocalizaciones, alternativas que debemos seguir explorando pero que no solucionan todo el problema”, concluyó.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados