foeb 002

La Intendencia y la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB) firmaron el convenio para que Paysandú cuente con un Centro Educativo Social gestionado por el sindicato. Para concretarlo, la Intendencia cedió en comodato un local ubicado en el Farol Velódromo. Comenzará a funcionar en 2018 brindando apoyo escolar a niños en situación de vulnerabilidad.

El compromiso de la Intendencia con el proyecto

Desde que la Intendencia recibió la propuesta, la aceptó de inmediato y en esta decisión existen varias razones. El Intendente Guillermo Caraballo destacó el rol del gremio en la defensa de sus intereses particulares y especialmente, cuando “trabaja por los intereses de la comunidad” porque en ese caso “da un paso en la construcción de comunidad”.

La FOEB, agregó, plantea una negociación colectiva con los empresarios para incrementar su base salarial y también “para derramar en la comunidad”.

Reivindicó el origen de la propuesta: atender y contener niños de contextos complejos.

Este convenio permitirá que la Intendencia ceda en comodato, hasta el final del periodo de gobierno, el local donde funciona el Farol Velódromo en Zorrilla de San Martín y Benito Chaín, cuyo edificio se encuentra en buenas condiciones.

La operativa del centro estará, íntegramente, a cargo de FOEB.

Asistirán en principio unos 50 chicos, “con la perspectiva de llegar a más”, dijo el Intendente y destacó la importancia de la asociación Intendencia-FOEB cuando se persiguen “intereses comunes y hay un buen uso de recursos”.

El centro estará operativo en 2018 y en lo que resta de este año se trabajará para organizarlo.

“Van a encontrar en esta Intendencia toda la disposición para que salga bien porque va en la línea de la promoción social, que a cualquier dirigente político le interesa que funcione y con la idea de que crezca para poder abarcar a otros chiquilines”, dijo Caraballo.

Read destacó disposición de la Intendencia

El dirigente sindical Richard Read hizo hincapié en la disposición de la Intendencia desde el inicio del planteo para un proyecto pensado “para proteger a niños en situación de vulnerabilidad”.

Los centros FOEB reciben a escolares de 4º, 5º y 6º año a contraturno escolar porque no buscan interferir en su aprendizaje sino ser un complemento. El niño está obligado a ir a la escuela. En promedio, según los centros que ya están operativos en otros lugares del país, cada servicio tiene capacidad para recibir entre 60 y 80 niños y funciona de 9:00 a 12:00 horas para los que asisten a la escuela en el turno vespertino. De tarde están abiertos hasta las 16:00 horas para que asistan los que cursan de mañana y después que almuerzan en la escuela.

La propuesta del Centro

Tendrán apoyo en Matemática, Idioma Español y en los deberes; recreativas y entretenimientos, inglés, ajedrez, manualidades, música, huerta y talleres de cocina, paseos didácticos y lectura de libros. Se les ofrece desayuno y merienda.

El centro no incorpora personal de limpieza para incentivar a los muchachos en los de hábitos de limpieza. Sus referentes familiares están obligados a asistir al menos tres veces en el año a participar en sus actividades.

Daniela Rodríguez, coordinadora técnica nacional de los Centros, agregó que se les devuelve a la escuela y las familias, logros y avances que son reconocidos por las instituciones educativas. Instó a talleristas e interesados en trabajar, pensar juntos cómo aportar porque las áreas geográficas tienen particularidades propias y para eso es necesario el aporte del personal local.

 

София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3
Artículos Relacionados