servicios

imagen 001Entre 600 y 900 toneladas de residuos industriales se depositan cada mes en aquel espacio. La Intendencia ha iniciado un proceso de diálogo con las empresas para “que las reglas estén claras” en cuanto a la naturaleza de los desechos dijo el Sub Director de Servicio. Eduardo Américo enfatizó en que los materiales que se vierten no son peligrosos.

Entre 600 y 900 toneladas al mes

“Tengan la absoluta certeza de que los residuos industriales que se depositan en el Vertedero no son peligrosos”, enfatizó el sub Director de Servicios Eduardo Américo en oportunidad de su presencia ante la Junta Departamental el martes 1 de noviembre.

Informó que se encuentra en vigencia el Decreto 182 del año 2013 que establece la distinción de los residuos industriales en dos categorías. “Define a la categoría 1 y a la 2, determinando que los que se enmarcan en el primer grupo son peligroso y los comprendidos en el segundo no lo son”.

A los efectos de manejar el tema “con total precisión”, la Intendencia realizó una consulta a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) para definir “criterios generales” sobre la clasificación. Américo relató que DINAMA “informó que los residuos deberán ser sólidos o semisólidos con una humedad máxima de 80 por ciento en el peso con ausencia total de líquidos libres”. En el marco de las pautas nacionales que genera ese organismo, “es la Intendencia la que tiene la potestad de definir que entra y que no al Vertedero”.

El jerarca indicó que la cantidad de residuos industriales que recibe el Vertedero “es variable en tanto estemos o no en zafra o no”. Estableció que mensualmente se depositan “entre 600 y 900 toneladas, esto es igual a entre 100 y 150 volquetas, considerando que cada volqueta puede contener unas 6 toneladas de residuos”.

La Intendencia ha iniciado “una conversación con cada industria que vierte en el relleno sanitario para dejar muy claro la necesidad de control el ingreso de residuos, su naturaleza y el horario en el que deben ir a depositarlo.

Destacó la instrumentación de ese mecanismo de trabajo en tanto representa un avance considerable para ordenar el funcionamiento de aquel espacio. “Desde hace muchos años faltaba un control, que las reglas estuviesen bien claras”.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados