servicios

banado la curtiembre 001

Autoridades de la Intendencia que participan en el Observatorio Ambiental de Paysandú dejaron oficialmente inaugurada la cartelería que identifica y exhorta a proteger la reserva urbana de Bañados de La Curtiembre en la costanera norte. El cometido es salvaguardar la riqueza natural de la zona y avanzar en un proceso de generación de consciencia y compromiso con el cuidado del ecosistema costero.

Informar y proteger

La cartelería, concebida por la Intendencia, Gensa y la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), fue emplazada a ambos lados de la costanera norte, a unos 200 metros del puente sobre el arroyo La Curtiembre. En ellos se estampó señalética que exhorta a no talar árboles y no encender fuego; no arrojar residuos y no descender a la playa en vehículos.

En la habilitación de la cartelería participó el subdirector de Servicios, Eduardo Américo; la responsable de la Unidad de Gestión Ambiental, Mercedes Paradiso y la titular de la Secretaría de Juventud, Erika Pezzatti, así como el integrante de la delegación uruguaya en CARU, Rogelio Texeira y representantes de las organizaciones Gensa y Paysandú Nuestro, junto a vecinos del barrio Curupí y de Purificación 3 (P3).

Paradiso indicó que lo primordial del emplazamiento de estas estructuras es dar a conocer la propuesta de “declarar a los bañados de la desembocadura de La Curtiembre, como una reserva urbana”, complementando otras acciones que vienen instrumentándose desde la Intendencia, como la interrupción del pasaje de la rotativa por la zona, algo que ya propició la recuperación de parte de la flora, como pajonales y juncales, así como la protección de aves que anidan a nivel de suelo y se alimentan de insectos y crustáceos.

Aseguró que “hay dos cosas fundamentales que afectan el ambiente”. Por un lado las motos y automóviles que descienden al área de humedal, generando severos daños; y por otro la tala de especies autóctonas.

Un lugar para recorrer y generar consciencia ambiental

Paradiso también informó que se seguirá trabajando en la limpieza del lugar y en la posibilidad de generar senderos “para que la gente puede recorrerlo” y además “utilizarlo como un lugar de educación ambiental, adonde las clases puedan venir y observar la flora autóctona, realizar avistamiento de aves”.

“Fundamentalmente para que no desaparezca el humedal, que tiene una gran importancia ecosistémica como amortiguador de los procesos de creciente y además de protección del río, ya que todo el material contaminante que viene aguas arriba del arroyo, antes de pasar al río es filtrado por el humedal”, explicó Paradiso.

Viven allí 150 especies de aves
El humedal se extiende fundamentalmente al sur de La Curtiembre, aunque también hacia el sur e incluye sectores que no necesariamente permanecen anegados, sino con características de suelo que permiten recibir grandes volúmenes de agua. Paradiso informó que, de acuerdo a un estudio realizado hace unos tres años, viven allí más de 150 especies de aves, además de decenas de variedades autóctonas de árboles y otras especies características de los humedales.

Generar normativa e involucrar a los vecinos

Otro aspecto primordial de este proyecto es el impulso, a nivel de la Junta Departamental, de normas específicas de protección, así como el trabajo coordinado con los vecinos de la zona, quienes en definitiva viven en más estrecho contacto con esta zona y pueden contribuir a su protección. En este sentido, no solamente se apunta a trabajar con vecinos adultos, sino también –a través de la Secretaría de Juventud- a estructurar programas que involucren a la población más joven, particularmente inclinada a cuestiones de protección ambiental.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
София plus.google.com/102831918332158008841 EMSIEN-3
Artículos Relacionados