servicios

imagen 001La Intendencia a través de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) trabaja coordinadamente con la Universidad de la República (UdelaR), para recuperar los bañados de arroyo La Curtiembre. Se concreta la definición política de lograr soluciones integrales que mejoren una zona crítica de la ciudad, convirtiéndola en reserva urbana y definiendo un parque lineal en su zona de influencia.

Recuperación ecológica

Junto a la Intendencia intervienen activamente en el trabajo la comisión de vecinos, el grupo ecológico Gensa y la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU).

La UGA ha encarado este tema desde distintos enfoques y mediante varios proyectos que fueron surgiendo y alineándose en el transcurso de la actual administración, que ha tomado la definición de recuperar la zona.

En el marco del Decreto 3833/2000, la Junta Departamental declara en el Artículo 5º que “será competencia de la Intendencia Departamental promover la recuperación ecológica en áreas degradadas de las riberas de los recursos hídricos, con el establecimiento de índices mínimos de cobertura vegetal”.

Prevé, además, “recuperar y preservar los lechos de cursos de agua, sean superficiales y/o subterráneos y prohibir las prácticas que los contaminen”.
Por un lado, el Observatorio Ambiental de Paysandú (promovido por la UGA) definió que en las problemáticas identificadas en el Área Urbana era de alta prioridad realizar actividades tendientes a minimizar el deterioro de los arroyos urbanos y fomentar su conservación.

Paralelamente, la comisión de vecinos de La Curtiembre-Casa Molle, planteaba que dentro de las mejoras implementadas en la zona, era necesario la creación de espacios verdes para la recreación y disfrute de los vecinos. Para ello, el Departamento de Obras realizó trabajos para recuperar la ribera del arroyo La Curtiembre desde calle Vizconde de Mauá hasta Zorrilla de San Martín. Se limpiaron y mejoraron los taludes y el canal del arroyo.

Identificación y resignificación

Se prevé la construcción de un parque lineal, ya con el arroyo y sus márgenes totalmente recuperadas. El proyecto prevé resignificar el espacio ocupado por el asentamiento Los Álamos, recientemente realojado, y recuperar un gran espacio verde para la zona.

Para conocer la calidad del agua del arroyo, en conjunto con el Polo de Ecología Fluvial de la UdelaR, se realizaron tres muestreos del arroyo y se hizo una caracterización físico-química del mismo, identificándose los puntos críticos de mayor contaminación y se comenzó con la limpieza.

Este trabajo fue presentado como un insumo al Observatorio Ambiental de Paysandú que decidió complementar las actividades de recuperación del arroyo, atendiendo la problemática del bañado existente en su desembocadura, dada la relevancia ecológica. Albergan una gran diversidad de especies, pero también funcionan como filtro natural de contaminantes y reguladores de las crecientes.

En este sentido, se planteó definir a la zona como Reserva Urbana, planificándose distintas actividades tendientes a su recuperación. Una de ellas fue suspender el corte de pasto con rotativa con el fin de recuperar la vegetación natural del bañado y aumentar la llegada de aves. Se analizó con los involucrados la problemática de las pistas de motos y en este momento se está buscando una ubicación alternativa.

Estudios y muestreos

En función de este trabajo, se incorporó el arroyo La Curtiembre en el Proyecto de Aguas Urbanas que lleva a cabo el Núcleo Interdisciplinario de la UdelaR. Este incluye el estudio en forma paralela en cuatro cursos de agua urbanos de cuatro ciudades: Cañada Salada en Maldonado, Arroyo La Curtiembre en Paysandú, Arroyo Ceibal en Salto y Cañada Casavalle en Montevideo.

El proyecto plantea conocer las características físico-químicas y microbiológicas de dichos arroyos urbanos. Para ello se realizan muestreos mensuales en tres puntos del curso de agua y se analizan varios parámetros.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados