obras
banner PP 01banner PP 02banner PP 03banner PP 04

camino constancia 022

En experiencia innovadora nivel nacional, la Intendencia y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) incorporan tecnología para comprobar su aporte en el mantenimiento de caminos rurales. Los resultados serán insumos para atender caminería de otras partes del país. La iniciativa se desarrolla en un tramo de “Las Avenidas” de la zona de Constancia y arroja resultados positivos, según las mediciones de la Facultad de Ingeniería.

El Intendente Caraballo encabezó este miércoles 27 de setiembre una recorrida de verificación de los trabajos realizados en el camino “Las Avenidas” que consisten en la prueba experimental con aditivos mejorados de capa de base a lo largo de varios kilómetros de ese tendido.

La iniciativa es desarrollada en conjunto entre la Intendencia de Paysandú y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y cuenta con el aval de la Facultad de Ingeniería que asumió el control del rendimiento de los productos para lo cual realiza mediciones sistemáticas.

“El tramo no presenta deterioro”

“Se trata de una prueba experimental a nivel país en la que se incorpora tecnología para el mantenimiento de la vialidad rural con el objetivo de mejorar la transitabilidad y jerarquizar los conectores vinculados a la salida de la producción”, explicó el director de Obras de la Intendencia, Gonzalo David de Lima.

Informó que las evaluaciones primarias arrojan un resultado “muy favorable”. En unos diez kilómetros de camino se dejaron las puntas como testigos, mil metros en cada extremo en los que no se realizará aplicación alguna. Mientras que los kilómetros restantes se dividieron en seis tramos, algunos de un kilómetro y medio y otros de dos, y en cada uno de ellos se aplicó un producto en el mes de febrero de 2017.

El jerarca indicó que “a pesar del registro pluviométrico que se ha registrado”, con unos 650 milímetros que superan largamente la media tradicional para ésta época del año, y de un intenso tránsito conformado por unos 125 vehículos diarios de los cuales la mayoría transporta pesadas cargas que resultan de la actividad productiva de la zona, “el tramo se ha comportado muy bien y no evidenció ningún tipo de deterioro”.

David de Lima recordó que la caminería rural de Paysandú soporta un nivel de tráfico que se ha incrementado en los últimos tiempos y corresponde a la Intendencia “dar respuesta a la demanda de mantener esas vías en condiciones para que los vecinos y la producción tengan movilidad”.

En este sentido destacó la información que resultará de esta experiencia en tanto permitirá conocer a que productos se podría recurrir para lograr mayor duración “lo que implica cuidar los dineros de todos los sanduceros que hoy nos toca administrar”.

Aplicar tecnología que se utiliza en otros lugares del mundo

El coordinador del Fondo de Desarrollo del Interior (FDI) de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Guillermo Fraga, que también participó de la recorrida de este miércoles, contextualizó la intervención “en un conjunto de acciones que OPP realiza junto a los gobiernos departamentales para tratar de lograr mayor racionalidad en el costo de las inversiones en caminería rural”.

Explicó que el país tiene una red de unos 40.000 kilómetros de caminos para mantener lo que demanda la generación de “saberes que nos saquen de la zona de confort, que nos impongan el desafío de repensar como hacemos las cosas e intentar aplicar tecnología que se utiliza en otros lugares del mundo”.

En ese marco se inscribe la iniciativa que se desarrolla en la localidad sanducera para cuya concreción “agradecemos enormemente la voluntad de la Intendencia y el compromiso que asumió” para hacer la inversión.

El funcionario relató que tras recorrer el camino, en el que hizo la aplicación de los productos en los meses de marzo, abril y mayo, se comprobó un muy buen estado de la base y que “ya comienzan a visualizarse diferencias” entre los tramos testigos y lo que tiene estabilizados.

Para Fraga estas soluciones “tienden a abaratar las intervenciones en caminería” y podrían determinar la liberación de recursos humanos y materiales para atender otras demandas.

El departamento tiene unos 2.500 kilómetros de caminos rurales de los cuales “convendría pensar en estabilizar unos 454”.

Experiencia “trascendente para el país”

La Facultad de Ingeniería controla el estado del camino y la evolución de cada uno de los tramos mensualmente, informó Álvaro Gutiérrez quien representó a la Universidad en la recorrida. Explicó que se observa especialmente “el confort que ofrece el camino en el rodado” y que el objetivo de la aplicación de estos productos “es que se extienda la vida útil de la carretera en esas condiciones por unos dos años, sin intervención”.

La observación se realiza por intermedio de un aparato que determina la rugosidad del camino “y se mide de acuerdo a un índice que nos da el resultado de cada uno de los tramos”.

El ingeniero afirmó que “es trascendente para el país este tipo de ensayo en gran escala” para conocer cuál de los productos que se utilizan son los más aptos para mantener la red vial.

Concluida esa etapa vendrá la evaluación en la que se verificará el desempeño de cada uno de los productos en comparación con los tramos testigos. Los estabilizadores aplicados son en base a polímeros, de tipo iónico, cementados y sulforados.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados