imagen 004Nuevamente se redujo en Paysandú el número de fallecidos y lesionados en siniestros de tránsito, según se desprende del Informe de Siniestralidad 2017 elaborado por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev). Si bien a nivel nacional se registró un incremento, Paysandú volvió a exhibir una disminución. El director de Tránsito, Federico Álvarez Petraglia, atribuyó este descenso a las políticas implementadas por la Intendencia en toda su jurisdicción.

“Una baja sustantiva”

La jurisdicción de las Intendencias en cuanto al control y fiscalización del tránsito se circunscribe a ciudades y caminos departamentales, quedando las rutas nacionales bajo la órbita de la Policía Nacional de Tránsito.

Respecto al número de fallecidos y lesionados, tanto leves como graves, en 2017 se registró en Paysandú una nueva disminución respecto al año anterior, manteniéndose la tendencia a la baja. “Se ha detectado una baja sustantiva”, afirmó Álvarez Petraglia al analizar la información estadística divulgada por la Unasev.

Las cifras de Paysandú

De acuerdo al informe de Unasev, en 2016 se registraron en Paysandú 9 fallecidos por esta causa, mientras que en 2017 se registraron 6, lo que significa una disminución del 33,3 por ciento.

Si a esta cifra se suman las muertes registradas en rutas nacionales, que ascendieron a 14, la cifra global de fallecidos en nuestro departamento en el referido período asciende a 21.

El número de lesionados, tanto graves como leves, también se redujo en Paysandú en el referido lapso. Los graves pasaron de 117 en el año 2016 a 90 en 2017, lo que significó una disminución del 23 por ciento. Mientras que los lesionados leves pasaron de 764 en 2016 a 740 en 2017, concretándose una baja del 3 por ciento.

“Hubo una baja sustantiva en términos reales y estadísticos”, afirmó el director de Tránsito.

Un dato considerado relevante por el jerarca señala que, a nivel nacional, de las personas que han protagonizado siniestros y se les realizó espirometría, el 6,8 por ciento había ingerido alcohol. Este porcentaje ascendió en Paysandú a 8,9 por ciento, por lo que –consideró-, al margen de la discusión de orden político, es evidente que el consumo de alcohol “tiene una incidencia importante” en la estadística de siniestralidad.

Si bien expresó su preocupación por el incremento de muertes y lesionados en el global nacional, Álvarez Petraglia destacó el mantenimiento de la tendencia a la baja en nuestro departamento.

“Con errores y aciertos, las políticas que hemos desarrollado en el territorio, donde la Intendencia tiene competencia, han tenido resultados positivos”, subrayó.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn