santa elena lagomar 001

Una delegación de 20 estudiantes de secundaria del Colegio “Santa Elena” de Lagomar – Canelones llegó a Paysandú para trabajar de manera voluntaria en la limpieza de zonas que fueron afectadas por la creciente. El director de Servicios de la Intendencia, Marco García, destacó y agradeció el gesto de los jóvenes y de la institución a la que pertenecen.

Un gesto “de enorme valor”

El director de Servicios de la Intendencia y presidente del Comité Departamental de Emergencia, Marco García, destacó y agradeció “el gesto no menor” de los estudiantes del Colegio “Santa Elena” de Lagomar, departamento de Canelones, que llegaron a Paysandú para desarrollar una jornada solidaria de limpieza en algunas de las áreas que fueron afectadas por la creciente.  

García relató que los muchachos, con el aval de las autoridades del centro educativo, se contactaron con el Sistema Nacional de Emergencia (SINAE) para ofrecer su trabajo voluntario en beneficio de alguno de los departamentos afectados por las inundaciones.

Es así que se resolvió  que la delegación venga a Paysandú. El director informó que los propios voluntarios asumieron el costo del traslado, mientras que la Intendencia les brindó la alimentación.  

Hizo notar el “enorme valor de este gesto”, que partió de la propia iniciativa de los estudiantes que visualizan una oportunidad para dar una mano, sin que les importe la distancia y sacrificando lo que podría ser su tiempo de descanso o diversión.

“Dar un mano en el lugar que se necesite”

La delegación que trabajó en Paysandú durante toda la jornada de este sábado 1 de julio estuvo integrada por 20 jóvenes, estudiantes de los cursos de quinto y sexto de secundaria.

Álvaro Arroyo, docente y secretario del Colegio,  también destacó la manera en que surgió la iniciativa. Dijo que “siempre están buscando hacer actividades solidarias” y recordó la experiencia de haber ayudado en Dolores, como uno de los lugares a los que han concurrido.

En este caso, la tarea consistió en la limpieza de infraestructura en los espacios públicos de plaza Colón, Parque de los Niños y Paseo Costero.

“Nos vamos muy contentos”, afirmó Arroyo, al valorar el resultado de la jornada que se constituyó para ellos en una nueva oportunidad “de dar una mano en el lugar que se necesite”.

El docente reivindicó el rol protagónico de los jóvenes en la experiencia y opinó que “los gurises son solidarios. Lo que tenemos que hacer los grandes es darles las oportunidades de demostrarlo”.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados